CACAO

Originario de América del Sur, el árbol del cacao se cultiva en México desde el 600 A.C., primero por los Mayas del Yucatan y después por los Aztecas.

Estos pueblos utilizaban la manteca de cacao por sus activos hidratantes, sus polifenoles antioxidantes y sus taninos reafirmantes y astringentes. El Cacao es rico en activos protectores, en teobromina, que redensifica la piel, y en fitosteroles con propiedades antiedad.

¿SABÍAS QUE?

Las plantas han sido utiliadas por el hombre en dermocosmética desde la noche de los tiempos; desde las saponarias que servían de jabón hasta los aceites de almendra, desde los preparados cosméticos de los egipcios hasta los productos farmacéuticos. 

Todas las partes de la planta pueden ser utilizadas: las raíces, las hojas y el fruto. Los numerosos estudios clínicos muestran la diversidad del mundo vegetal y su gran superioridad sobre la química de síntesis o los productos de origen animal, desde el punto de vista de la tolerancia. 

Utilizar la diversidad de las plantas y de sus beneficios es una verdadera innovación.

CACAO CACAO