SOJA

La soja es originaria de China y Japón, donde se viene utilizando desde hace muchos siglos por sus interesantes propiedades en el marco de la salud y de la nutrición. Contiene una alta cantidad de hierro y potasio. Actualmente, las isoflavonas de soja presentes en la semilla son de especial interés en ginecología, ya que su estructura, similar a la de los estrógenos, actúa sobre la sintomatología ligada a la menopausia. 

Las isoflavonas de soja tienen también un papel importante en relación con la piel. Su acción antirradicales libres, protege y renueva los tejidos de la piel. Su uso mejora la densidad y el tono cutáneos, confiriéndole firmeza, brillo y confort.

PRODUCTO(S) ASOCIADO(S): HOMOGENE CONCENTRADO ANTI-EDAD Y ANTI-MANCHAS

¿SABÍAS QUE?

Las plantas han sido utiliadas por el hombre en dermocosmética desde la noche de los tiempos; desde las saponarias que servían de jabón hasta los aceites de almendra, desde los preparados cosméticos de los egipcios hasta los productos farmacéuticos. 

Todas las partes de la planta pueden ser utilizadas: las raíces, las hojas y el fruto. Los numerosos estudios clínicos muestran la diversidad del mundo vegetal y su gran superioridad sobre la química de síntesis o los productos de origen animal, desde el punto de vista de la tolerancia. 

Utilizar la diversidad de las plantas y de sus beneficios es una verdadera innovación.

SOJA SOJA